Centro Pedagógico

Profesoras y alumnas del Centro Pedagógico

El Centro Pedagógico de Cultura Femenina se inauguró el 15 de octubre de 1913, con sede en la Academia de Santa Teresa de Jesús, de Linares, sito en la calle Peral, 29.

Formaba parte de un proyecto socio-educativo que busca poner en diálogo la fe con la ciencia. Pretendía dar respuesta a la necesidad de la cultura, que era, en general, urgente en aquella época y más, si cabe, para la mujer, abandonada sin tener en cuenta que en ella “radica el porvenir del mundo”. Trataba de suscitar entre el profesorado, el estudio, la reflexión pedagógica y el perfeccionamiento profesional para formar la unión y fraternidad entre los miembros del Magisterio. El Centro sería la casa de todos los que pertenecieran a él.

Dª Expectación GarcíaAl no poder asistir al acto, Pedro Poveda se hace presente a través de una carta dirigida a la presidenta del Centro, Dª Expectación García. Esta carta se convierte en programática sobre su idea del Centro Pedagógico. Fue ella misma quien la leyó a todos los asistentes.

Reseña periódico“… tengo mayores esperanzas en la labor del Centro Pedagógico que en el fruto de los trabajos aislados de la Academia… en él está, según mi pobre criterio, la clave de todas las obras pedagógico-sociales en que estamos empeñados. Los estudios que en el Centro se han de hacer, las conferencias, concursos y cursos breves que han de dar, las Misiones Pedagógicas que han de dispensar, la publicación de la revista y, en suma, la perseverante, concienzuda y bien orientada labor de profesionales modelo, impulsada por los deseos más nobles, en la edad de todas las energías y con la invencible fuerza que presta la unión en el bien y para el bien, es la más excelente empresa de los tiempos actuales” (Pedro Poveda. Jaén, 14 de octubre de 1913)

Profesoras del Centro PedagógicoEl discurso inaugural corre a cargo de la Directora de Conferencias Dª Mercedes Pereira Sánchez de León  que con el título: Amor, Cultura, Progreso convirtió en fines el amor que Dios ha puesto en todos los corazones y que es la razón de ser del mundo, la cultura como alimento del espíritu y el progreso hacia el que lo conducen ambos.

Las actividades ‒cursos breves, conversaciones pedagógicas, escritos, ponencias, misiones pedagógicas, publicación de la Revista, etc.‒ aportan un tono de novedad para el profesorado de la ciudad, tanto estatal como privado, y para la sociedad linarense en general.  

Máquina de proyecciones. Una novedad para la época.Colaboran en el Centro las mismas profesoras de la Academia a las que también se les unieron Dª Remedios Rus y Dª Áurea Galindo.

Contaba con: Biblioteca, Sección de conferencias, discusiones e intercambio de experiencias, sección de Literatura y Artes y Redacción de Prensa, que se ocuparía de la revista y de la publicación de los trabajos realizados.

El Centro Pedagógico de Cultura Femenina, logró ser el lazo de unión de la escuela con las familias. Llevado a cabo con entusiasmo y constancia y basado en el perfeccionamiento de métodos pedagógicos consiguió, ya en aquel tiempo, un avance y un indudable progreso.