¡Felicidades, D. Pedro!

S. Pedro Poveda (detalle)

Hoy 3 de diciembre, aniversario del nacimiento de San Pedro Poveda, desde Linares, queremos felicitarlo con aquello que nos brota del corazón al recordar su persona y su legado.  

Estamos convencidos de que al lector le puede invadir el deseo de sumarse a esta forma de agradecer la vida de nuestro santo linarense y su respuesta a los dones recibidos de Dios. Para ello, puede dejar su aportación en el siguiente enlace: ¡FELICIDADES!

 

 

ENCUENTROS QUE NOS CAMBIAN LA VIDA

 3d linares mi puebloLas obras sí, ellas son las que dan testimonio de nosotros y las que dicen con elocuencia incomparable quiénes somos”. (S. Pedro Poveda, 1919)

No pude conocerlo en persona, pero sus escritos y sus obras me han hablado de él de forma harto elocuente. Tanto, que no me resulta atrevido afirmar que conozco a San Pedro Poveda casi mejor que si la vida me hubiera permitido tratarlo en Linares, su pueblo y el mío.

Aunque en alguna ocasión he hablado en el sentido en que voy a hacerlo, es la primera vez que pongo por escrito las reflexiones que seguirán. Me gustaría que fueran un mínimo regalo y homenaje en su aniversario (ciento cuarenta años ya, desde que abriera sus ojos a la luz en la plaza de tierra roja a la que nuestros antepasados llamaron “del Bermejal”).

3d adolescentesImaginen a un adolescente –quince, dieciséis años de los de la época, apenas estrenada la democracia constitucional– al que la rebeldía propia de la edad había alejado de cuestiones tales como las inquietudes religiosa o cultural encontrarse, de pronto, en un entorno donde un grupo de chicos y chicas más o menos de su edad se preocupan por algo más que por atender a sus necesidades hormonales. Imaginen a ese chico contando las horas que faltaban para regresar, sábado a sábado, a aquella casa en la que se respiraba alegría, libertad, amor por la cultura, gratuidad,… Imaginen sus deseos de contagiar a otros, a todos, lo que él iba descubriendo en aquel lugar.

3d escalera CCPImaginen que, cuando le toca elegir profesión, se decide por seguir los pasos de aquellas mujeres entregadas a una causa tan noble como la de educar, al estilo de aquel sacerdote que había intuido en los inhóspitos cerros de Guadix que amar a las personas –como había hecho Jesús de Nazaret– era ofrecerles instrumentos para promocionarse humana y socialmente. Que pan y escuela eran indisociables en aquel ambiente de pobreza extrema.

En unos meses se cumplirán treinta y cuatro años desde que pisé por primera vez la casa de Pontón, 51; el Centro Cultural en el que su titular, el padre Poveda Castroverde depositó tantos sueños para que la semilla accitana se esparciera también en su ciudad natal. Y es para mí un timbre de gloria poder decir que la mayor parte de ellos he querido dedicarla a tratar de que la aspiración de aquel hombre bueno, el fundador, fuese una realidad en Linares y en cuantos otros lugares he podido desarrollar mi actividad.

En esa casa encontré a mi compañera, la madre de nuestros dos hijos, a los que hemos querido educar desde las claves que don Pedro nos propone, que no son otras que las que propone Jesús en su Evangelio: el amor a Dios y a cada persona, especialmente a los que más sufren; y el amor al estudio y a la cultura, herramientas básicas para la transformación de la sociedad, para empujar la historia en la dirección del reino de Dios.

Llega un nuevo aniversario del nacimiento de aquel profeta tan incomprendido por tantos. Permítanme que hoy celebre mi particular encuentro con él a través de sus proyectos, de tantas personas como he encontrado a lo largo de este tiempo, empeñadas como él en comunicar a todos, a través de la educación y la cultura, el inmenso amor que Dios nos tiene. Permítanme felicitarlo y felicitar a todos los que hemos sentido, desde hace más de cien años, que el encuentro con San Pedro Poveda ha transformado radicalmente nuestras vidas.

Gregorio Sánchez Raya

 

 

No existe el olvido

3d higueraPara quienes han amado — para quienes aman — no existe el olvido. Los cumpleaños sólo los conocen — o los recuerdan — los que están cerca del corazón. Esos son los motivos por los que el tres de diciembre es un día para alegrarnos de poder celebrar el nacimiento del Padre Poveda, en Linares, hace 140 años.

No es una entelequia que haya comenzado así, porque es una realidad que no importa el paso del tiempo siempre que se conserve la vivencia de todo lo que nos ha dejado con su vida.

3d orandoPedro Poveda vive en nosotros, en quienes hemos recibido y recibimos sus enseñanzas y su ejemplo  a través de la Institución Teresiana, su obra, la obra que ha pervivido, y con ella, él, su fundador. La gran familia teresiana que soñó es una realidad que no permite que sea olvidado.

Quizá sea el momento de reflejar lo que se ha pensado, valorado y recordado en los restantes días del año, su Idea permanece y en estos tiempos es cuando se constata la necesidad de que no se olvide. Todo vuelve a ser necesario como cuando él diseñó su obra dirigida a la transformación humana y social de nuestro país a través de la educación y el ejemplo, de la transmisión de unos valores que vuelven a estar en desuso, de la amplitud de la mente conocedora de las situaciones problemáticas y de la tenacidad por conseguirlo. El mundo vuelve a necesitar ser conquistado como él decía por la mansedumbre, la afabilidad y la dulzura, volver a ese silencio desde donde puede fructificar esa humildad que él preconizaba y siempre con la fe puesta en Dios.

Puede ser un buen momento para ello cuando también en este año profundizaremos  en el modelo que significó, y significa, Santa Teresa en el quinto centenario de su nacimiento. Los años no significan nada más que hitos en el camino de perfección que los dos siguieron tras Jesús de Nazaret.

Hoy tres de Diciembre, Jesús, Santa Teresa y Pedro Poveda, son ejemplo vivo de que “la muerte no rompe nada esencial”.

La Verdad es eterna.

Mercedes Rueda

 

 

“Señor, que yo sea sacerdote siempre…”

3d sacerdote jovenEn el aniversario de San Pedro Poveda, creo que es necesario, como cristianos, revisar su biografía y reflexionar si nuestra vida está siguiendo el camino correcto y al igual que para él, si Jesucristo es nuestro centro de actividad y conciencia.

3d canonizacionEn su proclamación de Santo, el Papa Juan Pablo II, hizo constar en una Bula pontificia: “Concluida la oración acostumbrada, hemos venerado a este varón excepcional y admirando su heroica laboriosidad y sus maravillosos ejemplos de fe, hemos invocado su patrocinio en ayuda de toda la Iglesia”.  Esta Bula es el reconocimiento más importante a su trayectoria humana y religiosa.

En los tiempos convulsos de insolidaridad y corrupción que vivimos, es fundamental que recordemos, lo que él acostumbraba a escribir en su agenda: “¡Señor! Que yo sea sacerdote siempre: en pensamientos, palabras y obras”.

Pues eso es lo que yo quisiera aplicarme a mí mismo y trasmitir, debemos ser personas correctas en nuestros pensamientos, palabras y obras.

Jerónimo Perea