Los Derechos Humanos en un mundo en crisis

ConferenciaEl pasado día 17 de Octubre, tuvo lugar en nuestro Centro, coincidiendo con el Día Internacional contra la pobreza y dentro de la IX Jornadas por los Derechos Humanos, la conferencia “Los derechos humanos en un mundo en crisis” impartida por Don Fernando Bermúdez, diplomado en DDHH por las Naciones Unidas.

derch 3Dicha actividad estuvo compartida en su programación por el Centro y la HOAC.

Con la participación de mucha asistencia, el núcleo de la conferencia pretendió, y consiguió, llevarnos a la convicción de que la actual crisis no es primordialmente económica y alimentaria, aunque también lo sea, sino que es una crisis de civilización, una crisis ética y espiritual, una crisis de los Derechos Humanos, en fin, una crisis de Humanidad. El mundo ha ido evolucionando hacia un reparto de la riqueza injusto e insolidario que produce 1.200 millones de hambrientos y una brecha insalvable entre el Norte y el Sur, en la que el Norte, una cuarta parte y sin tener riqueza, usurpa toda la riqueza del Sur y además le condena a padecer una situación de hambre, pobreza y enfermedades injustificable.

derch 2En todo ello, el ser humano es lo que menos importa, lo que importa es el mercado, lo que importa es el fortalecimiento de lo estatal y el hipercapitalismo y el progresivo abandono y debilitamiento de lo social, conculcando todos los derechos humanos que se fundamentan en la Dignidad, la Justicia, la Libertad y la Solidaridad. El ser humano es sagrado, debe ser tratado en igualdad poniendo el límite en el bien común compartido y en la atención de procurar ayuda a quienes la necesiten. Porque hay quien la necesita, más de las tres cuartas partes de la población mundial la necesita.

El mundo ha ido evolucionando hacia la deshumanización y la dimensión individual y social de los DDHH debe ser una lucha continua, una progresiva concienciación de que debemos hacer con los demás lo que queramos que se haga con uno mismo. Es una tarea difícil a la que cada uno debe dar respuesta sin refugiarse en que sea una utopía imposible de conseguir. Lo posible es el cercano, el prójimo, el necesitado, el que cayó del lado en el que se pisotea continuamente la dignidad. La propuesta está hecha, el compromiso, del CCP y las personas que lo componen, es una convicción compartida.