COMENZAR HACIENDO

san pedro 1La comunidad Institución Teresiana de Linares ha celebrado un año más la fiesta litúrgica de S. Pedro Poveda, en una cita que se viene repitiendo desde hace más de dos décadas y que se ha convertido en una cita veraniega ineludible para los miembros y amigos de la I.T. de la ciudad.

san pedro presbiterioCasi desde los comienzos, se optó por convertir esta celebración en una bonita forma de dar a conocer la figura del santo linarense en las distintas comunidades parroquiales. Por esta razón, la Eucaristía con la que se conmemora esta efeméride tiene lugar cada año en un templo distinto de la ciudad.

En esta ocasión ha sido la parroquia del Sagrado Corazón y Ntra. Sra. del Pilar la que ha acogido el evento, y lo ha hecho con una ilusión evidente. Además de la nutrida presencia de fieles de esa comunidad, algunos detalles lo atestiguaban. De entrada, la cuidada ambientación del altar mayor (en cuya parte derecha se había colocado una imagen de S. Pedro Poveda, junto a una escultura de la Virgen María; debajo, un cuenco con sal, algunas velas y unos cuantos libros) sugería una preparación en absoluto improvisada.

Las palabras en la homilía del párroco, D. Miguel Cámara, que presidió la Eucaristía, concelebrada por D. Jesús Castro,  fueron un entrañable recorrido por momentos significativos de la vida del fundador de la I. T., poniendo especial énfasis en la actualidad de su mensaje para los cristianos de hoy y, singularmente, para los miembros de la Institución, a los que animó a trabajar por el Reino en la ciudad de Linares, que tanto lo necesita, desde la invitación povedana a “comenzar haciendo”.

san pedro peticionesEn la oración de los fieles, se tuvo un entrañable recuerdo para Hilario Carrasco, miembro ACIT, y el sacerdote, tan cercano a la I.T., D. Pedro Agudo, ambos recientemente fallecidos.

En las ofrendas, junto al pan y al vino, se presentó una estola roja, simbolizando la entrega hasta el final de S. Pedro Poveda, como “sacerdote de Cristo”, y un ejemplar de “Creí, por eso hablé”, que recoge los textos fundamentales del fundador.

Como en tantas otras ocasiones, la ambientación musical corrió a cargo del Coro de la parroquia de la Santa Cruz que, con la acertada selección de los temas y su cuidada interpretación, contribuyeron a engrandecer el evento.

El párroco finalizó agradeciendo la oportunidad de haber acogido esta fiesta en su parroquia, entre otras razones por la posibilidad que ha supuesto para él de conocer más a fondo la figura del Padre Poveda.

Como también viene siendo tradicional, la fiesta continuó con la charla compartida y una refrescante invitación en un establecimiento cercano.

Gregorio Sánchez