EL REINO DE DIOS

ReinoEl pasado 14 de febrero tuvo lugar en el Centro una interesantísima charla sobre “El reinado de Dios”, ofrecida por D. Pope Godoy dentro del Seminario de Cristología. Empezó diciendo que Jesús era un optimista empedernido de Quien nos debemos contagiar  para hacerlo “carne” en nuestra sociedad actual, una sociedad que no es la misma que Él vivió, pero que necesita de las mismas dosis de amor y de testimonio que entonces.

popeEl reino de Dios no es la iglesia, eso sería empequeñecer el reinado y divinizar a la Iglesia como si fuera el único vehículo para llegar a Él.  El centro de todo no es Dios, sino el Reino de Dios, amplio y para toda la Humanidad. Impulsar y cumplir con  la Declaración Universal de los DERECHOS HUMANOS es desarrollar el reino de Dios; practicar la solidaridad y el alivio del sentimiento humano es acercar el reino de Dios; descubrir una solidaridad social es caminar hacia la sociedad de la cooperación, que es el reino de Dios. Entender la solidaridad humana aprendida de Jesús, en la que nadie quede excluido de la mesa común y que los miembros más débiles sean prioritarios en la atención y en el cariño, es colocar el reino de Dios entre nosotros.

Y para hacerlo visible, Jesús se centra en dos objetivos: liberarnos de la opresión religiosa para buscar libremente  la cara paternal y cercana de Dios, y abrir el corazón al prójimo, CONMOVERSE como Él se conmovió tantas veces.

El reino de Dios está en todas partes, no lo podemos reducir, hay que extenderlo y participar de la alegría de la fraternidad porque “la solidaridad de los pobres es capaz de solucionar el hambre del mundo”.

El encuentro gozó de la atención absoluta de los asistentes y también de la participación. Acercar el reino de Dios a nosotros y saber que somos parte de él, conforta la fe y produce la paz interior que necesitamos para extenderlo.