DIÁLOGO INTERRELIGIOSO Y ÉTICA

religionesEl pasado día 7 de Febrero tuvo lugar la conferencia “Diálogo interreligioso y Ética” a cargo de Charo Moreno, Licenciada en Teología y Ciencias Humanas.

interrelig 3El ambiente era cálido y arropador de reflexiones esperadas, atento a la apertura de nuevas ventanas por las que avanzar y amar nuestra fe, por la que poder “vehicular el Misterio y de ahí la experiencia mística”. “El término místico no designa al sujeto de experiencias extraordinarias, ¡no! –manifestó– Designa al creyente que en medio de la vida, de lo cotidiano hace experiencia personal de su fe, hace experiencia personal del Dios vivo.” 

En este camino nos encontramos, debemos encontrarnos, en diálogo con las demás religiones, que es lo que significa el hecho interreligioso, diferenciado del ecuménico producido entre las religiones de nuestra misma raíz cristiana.

interrelig 2Es difícil concentrar en estas palabras todas las reflexiones por las que nos llevó Charo hasta llegar a la consciencia y necesidad de priorizar la enseñanza del diálogo interreligioso, “con el objetivo de inculcar a la juventud la proximidad y respeto por el otro, que son necesarios para una coexistencia en las sociedades plurales”.

interrelig 5La idea matriz de la conferencia se podría resumir en esta frase: “La salvación pasa por el amor a Dios y al otro” y todo alrededor del significado de “religión”: establecer vínculos con la realidad de todos y en todo lo creado, “cerrar los ojos a las diferencias e iluminar con la luz de la unidad”.

Fuimos conscientes de que, a veces, nos enquistamos en nuestra religión y, sin embargo, lo que le da la verdadera dimensión es el diálogo con las demás, porque cada religión “ofrece una constelación de creencias, criterios de conductas que orientan y plenifican; y rituales para que cada persona experimente que no están solas ni aisladas”. Encontrarnos con el otro hará que nos “hable por sí mismo y nos revele su mundo, -nos dijo- en lugar de proyectar mis miedos o idealizaciones sobre él”.  

Después de un ameno y enriquecedor debate, las ideas de cada cual avanzaron por la senda de la apertura y la comunicación. Nos quedó claro que las religiones nos trascienden y son necesarias para conseguir la paz. Todas las religiones llevan hacia la paz aunque a veces vivamos de espaldas a esta “solución” pacificadora del mundo. Es necesario, por tanto, recuperar el respeto y el diálogo, reconocer que si bien los Estados pueden ser laicos, la sociedad, en su fondo, nunca lo es y hay que recurrir a estas religiones de la paz, porque “si no hay diálogo ni paz entre las religiones, no habrá paz entre las naciones”.

Para terminar todos los asistentes nos unimos en la lectura del texto elaborado por diversas tradiciones religiosas para el Parlamento de las Religiones del Mundo. Barcelona, Julio 2004. (Si desea ver el texto completo, pinche Aquí.)