¿CREÓ JESÚS LA IGLESIA?

19 4 5 1Continuando con el seminario de Cristología, en este encuentro con la comunidad del Centro Cultural Poveda, el teólogo Pope Godoy ha abordado una pregunta muy directa y necesaria: “¿Creó Jesús la Iglesia?”

Con un rigor y una metodología muy pausada, el ponente fue desgranando los hitos principales para tratar de darle respuesta; buscando, sobre todo, en la historia, y dejando muy claro que la creación de la Iglesia no se puede considerar un tema de fe como, por ejemplo, la divinidad de Jesucristo.

Partió para ello de una frase que resume la opinión de Alfred Loisy, que en el pasado siglo planteó la cuestión como una combinación de libertad y obediencia: “Jesús anunció la venida del Reinado de Dios y lo que vino fue la Iglesia”.

Esta evolución de un concepto hacia el otro se ejemplifica muy bien si analizamos la aparición en los textos sagrados de estas dos palabras. Así, encontramos que la expresión “reinado de Dios” se nombra 102 veces en los Evangelios, mientras que la palabra “Iglesia” solo se menciona tres veces en Mateo (y siempre en boca de Jesús). Sin embargo, en los Hechos de los Apóstoles, “reinado” aparece 8 veces e “Iglesia” 23 veces; y en las cartas de Pablo son 14 las ocasiones en que aparecen expresiones relativas a “reinado” y 63 a “Iglesia”.

Este exhaustivo análisis llevó al ponente a asegurar que Jesús no fundó ninguna religión ni ninguna Iglesia, basándose en tres razones:

19 4 5 21ª.- Que Jesús vivió poco tiempo de vida pública, alrededor de 3 años, según Juan.

2ª.- Que Jesús estaba convencido de la inminente llegada del reinado de Dios como liberación definitiva, por lo que no haría falta ninguna religión.

3ª.- Que los profetas nunca se llevaron bien con las estructuras y las normas religiosas, pero sí con la experiencia religiosa de Jesús. (Mt. 23. 34-35)

Lo que promovió Jesús fue una comunidad de la que Él era el núcleo. Todo comienza cuando Jesús pregunta: “¿Quién dice la gente que soy yo?” –escena que aparece en el evangelio de Mateo– a lo que Simón contesta: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Jesús, entonces, le cambia el nombre por el de Pedro, llamándole, de este modo, a ser la “roca” sobre la que se edificaría su comunidad. Explicó el ponente que la traducción de ese término no puede ser simplemente ‘piedra’, sino ‘roca’, y que hace referencia no a la persona, sino a la fe de Pedro, la de cada uno de nosotros, base sólida sobre la que edificar la comunidad.

Llegados a este punto, Pope se preguntó por los primeros días tras la muerte de Jesús, cuando todos se sentían asustados, contritos y derrotados. No les debió resultar nada fácil llegar a la experiencia de Jesús resucitado. Es en esta circunstancia cuando se pone de relieve la importancia de las mujeres, con su valentía y su capacidad de resistencia. Para ellas, Jesús estaba vivo, había resucitado. No se abandonaron, no podían pensar que la transformación de sus vidas y las de todos que Él había desencadenado hubiera terminado con su muerte. Ellas sabían lo que habían visto. Y mantuvieron esta esperanza para todos hasta la culminación de la revelación de Jesús resucitado y la venida del Espíritu Santo.

19 4 5 3Estos serían los primeros pasos de la comunidad de Jesús que se había ido conformando, basada en el Reino de Dios.

Pero entonces ¿cómo nació la Iglesia? Pope Godoy propuso seis pasos históricos:

Primero: Fue una comunidad inserta en el ámbito judío, en la sociedad de Jerusalén; una comunidad que se reúne para orar juntos.

Segundo: La comunidad perseveraba reconociendo y confirmando, como había hecho Pedro, que Jesús era el Mesías.

Tercero: A raíz de la expansión de esta comunidad, se fue construyendo una más amplia, hebrea-cristiana-helenista, con la coexistencia de dos lenguas, la hebrea y la griega, que era administrada por Esteban, el protomártir, aunque se produjeron discrepancias en su seno.

Cuarto: La aparición de Pablo, su conversión. Pablo fue un puntal en la Iglesia primitiva. No transmitió al Jesús de Nazaret, al que no había conocido, sino al Cristo de la fe. Para Pablo lo primordial era la “redención universal”.

Quinto: La apertura al mundo pagano. Bernabé se llevó a Pablo a la primitiva comunidad de Antioquía, donde su suscitó la idea de no seguir los moldes religiosos judíos. En este punto es cuando nace la Iglesia y sus seguidores por primera vez son llamados “cristianos”.

Sexto: La separación del judaísmo empezó a ser un hecho y se constituyó el reinado de Dios sobre toda la Humanidad. Después, con Constantino y los sucesivos concilios, la Iglesia fue tomando forma, creciendo y organizándose, hasta hoy.

Ante la intensidad de lo expuesto y la novedad de este recorrido histórico, basado en los Hechos de los Apóstoles, se suscitaron muchas preguntas por parte de los asistentes, aunque se percibió en sus intervenciones una fe firme y la determinación de seguir a Jesús y su Evangelio.

Texto y Fotos: C.C.P.