NUEVAS INICIATIVAS PARA LA CELEBRACIÓN DEL CENTENARIO DE ANTONIA LOPEZ ARISTA

frases ala

Tal como se había programado desde el Centro Cultural Poveda, se está desarrollando, desde el pasado 11 de enero, una serie de actos para conmemorar los cien años de la muerte de Antonia López Arista, principal colaboradora de Pedro Poveda en los momentos iniciales de su Obra.

18 11 13 1El último de ellos ha sido la exposición filatélica homenaje que se ha inaugurado el martes, 6 de noviembre, coincidiendo con el centenario del día del fallecimiento, de lo cual se ha informado puntualmente en esta página.

Pero las iniciativas para reconocer la figura de esta gran mujer están sobrepasando el marco de lo local y diversas instancias de la Institución Teresiana se están implicando en la celebración, de muy diversas formas.

Así, por ejemplo, el Encuentro de la Asociación ACIT Andalucía Oriental, que tuvo lugar recientemente en Linares, al que acudieron miembros de la Institución de Jaén, Granada, Málaga y de la propia ciudad que lo acogió, tuvo de fondo durante todo su desarrollo a Antonia López Arista, cuyo retrato presidió el acto, junto al de San Pedro Poveda. De la misma manera, la decoración del local (la sala de actos del Centro de Interpretación del Paisaje Minero) otorgó gran protagonismo a la homenajeada, puesto que se colocaron carteles con su imagen y algunos pensamientos suyos, así como de personalidades que la conocieron y la trataron.

Además, la celebración eucarística tuvo lugar en la basílica de Santa María, junto a la pila bautismal donde recibieron este sacramento tanto Pedro Poveda como la propia Antoñita, hecho que fue muy valorado por los participantes en el Encuentro.

pante 2018

 

 

REHABILITACIÓN DEL PANTEÓN

Por otra parte, el panteón familiar de la familia López Arista en el cementerio de Linares, hoy propiedad de la Institución Teresiana, donde descansan, entre los de otros familiares, los restos de Antonia, ha sido objeto de un concienzudo trabajo de rehabilitación que le ha devuelto su esplendor del pasado.

Esta construcción, que se encuentra en el paseo de entrada del cementerio, próxima a la capilla, data, al menos, de principios del siglo XX, a tenor de la leyenda que reza en su fachada: “Así como en vida estuvimos juntos, así también estamos después de la muerte. Año de 1906.”

Su estilo, sobrio, pero elegante, es una buena muestra de los enterramientos que utilizaba la clase acomodada de la época.

 

antonia 2018NUEVAS INCORPORACIONES A LA EXPOSICIÓN PERMANENTE

La exposición sobre la Institución Teresiana en Linares que puede verse en el Centro Cultural Poveda desde abril de 2012 ha incorporado recientemente nuevos elementos que están concitando la atención de los visitantes.

m pp 2018 1Se trata de dos muebles, una escribanía y un armario, que fueron propiedad de San Pedro Poveda y que éste usó en vida.

Tras el proceso de restauración, realizado en Jaén por Eloísa Arcos Quesada, el armario, del que se ha eliminado la madera de la puerta y de los laterales, siendo sustituida por cristaleras, ha quedado listo para albergar próximamente en su interior algunas piezas de interés para la propia exposición (incluidos algunos objetos personales de Antonia López Arista, según hemos podido saber).

La recuperación de este mobiliario no ha estado exenta de elementos curiosos.

En septiembre de 2015, una señora llamada Ana Almagro se pone en contacto con esta página web para proponer la donación de unos muebles que en aquel momento se encontraban en una casa de El Centenillo. En la familia Almagro siempre se habían considerado como un regalo de San Pedro Poveda y los padres de Ana le encarecieron en muchas ocasiones que hiciera lo posible para que retornaran a la Institución Teresiana.

La relación de esta familia se remonta –según relata Encarnación González, postuladora general de la I.T. y una de las impulsoras de la recuperación de este patrimonio– al año 1913, cuando Poveda regresa a Jaén, tras su paso por Covadonga.

Siendo profesor del Seminario de la capital, conoce a Francisco (Paco) Almagro, que fue alumno suyo, pero que finalmente decidió dejar el camino del sacerdocio, encontrándose acompañado en todo este proceso por el padre Poveda.

Una vez abandonados los estudios, se mantuvieron en contacto y el sacerdote le ayudaba económicamente. A cambio, el chico lo acompañaba, hacía gestiones por él… Poveda, por su parte, lo estimuló a que no abandonara los estudios y se hiciera maestro.

m pp 2018 2Al aceptar en 1921 el cargo de capellán real, don Pedro se instala en Madrid y Paco lo acompaña, y continúa a su servicio como una especie de secretario personal. Incluso aprendió a conducir para trasladarlo en coche, ya en los primeros años treinta. Al mismo tiempo finaliza sus estudios, obtiene el título de maestro, gana las oposiciones y obtiene su primer destino, en una escuela mixta de un pequeño pueblo de León, en el que incluso aprende a coser para poder enseñar a las niñas –según narración oral de Julia Ochoa, una de las primeras teresianas– a Encarnación González.

La donación del mobiliario debió tener lugar alrededor de 1915, momento en que muere don José Poveda, padre de don Pedro, y su madre, doña Linarejos, se traslada a vivir con su hijo a Jaén. Al desmontar la casa de Linares debieron reacomodar los muebles y probablemente ofrecieran entonces la escribanía, el armario y también un reclinatorio a la familia Almagro.

Texto y fotos: C.C.P.