Visita al Museo Arqueológico de Linares

18 2 4 1   El pasado día 4 de febrero tuvo lugar la visita cultural más reciente organizada por el Centro Cultural Poveda y la Asociación Socioeducativa y Cultural Poveda. Su objetivo: conocer el museo arqueológico de Linares.

   Un grupo de personas, socios y amigos, pudieron recorrer con detenimiento cada una de las seis salas que conforman este espacio expositivo, sito en la calle General Echagüe, 2, en la llamada casa del Torreón, un antiguo palacio del siglo XVII que perteneció a la familia Dávalos.

   El recorrido, básicamente configurado en torno a la cronología de la ciudad iberorromana de Cástulo, de la que procede la mayoría de las piezas expuestas, permite conocer a fondo el rico pasado de este enclave, tan importante para las civilizaciones que la habitaron desde finales del Neolítico. El método de exposición, muy atractivo, cercano y fácil de visualizar, ayuda a la comprensión de su enorme riqueza histórica y documental.

18 2 4 4   En la primera de las salas, titulada “Los orígenes”, se presentan los primeros asentamientos en territorio castulonense. Los objetos expuestos hablan de un período de tiempo y unos modos de vida en los que los asentamientos estables en la zona eran todavía muy incipientes y la tecnología muy básica.

    La siguiente estancia es el patio del propio edificio, en cuyo centro se encuentra expuesta parte de un mosaico –suelo de una villa–, muy deteriorado por el expolio arqueológico y las inclemencias del tiempo. En torno a él se despliega una amplia muestra de arquitectura y escultura, en la que destaca la recientemente descubierta escultura de un león, realizada en piedra arenisca, que estuvo situada en el lugar más alto de la muralla de Cástulo y que ha suscitado encendidos debates de los estudiosos, aún no resueltos, en torno a su función original. 

   La sala tres está dedicada a las necrópolis ibéricas y se organiza tratando de recordar su jerarquía de enterramientos, en la que los personajes más influyentes se situaban en el centro del espacio funerario y a su alrededor, en círculos concéntricos progresivamente alejados, el resto de difuntos, según el grado de parentesco o cercanía con el personaje más importante. Las distintas vitrinas, que presentan una muestra muy significativa de estos ajuares funerarios, están dispuestas del mismo modo, por lo que resulta muy fácil constatar las diferencias socioeconómicas entre sus moradores.  

18 2 4 2   En la sala cuatro, situada en la planta superior, se muestra el modo de vida en las ciudades  romanas, a partir de los restos encontrados extramuros de Cástulo. Presentan diversos elementos característicos de las mismas, tanto de los espacios públicos como de los privados. Así, junto a esculturas que pudieron estar presentes en el foro de la ciudad, se presentan distintas vitrinas recogiendo testimonios de la actividad cotidiana de sus habitantes: agricultura, minería, cocina, medicina, comercio,…

   En la sala cinco, titulada “Epílogo”, también ubicada en la segunda planta, se exponen materiales heterogéneos, ordenados en un sentido cronológico ascendente. Un apartado se dedica a la numismática y concluye con la presentación de herramientas relacionadas con la mina y la fundición.

   Antes de abandonar la planta superior es preciso detenerse en un espacio recientemente inaugurado, bajo el título “Creencias”, en el que se recogen materiales que hablan de la naturaleza, la magia y la religión a lo largo del tiempo. Su pieza estrella es, sin duda, la patena de Cristo en Majestad, del siglo IV, que ha concitado la atención mundial.

18 2 4 3   El recorrido finalizó en el sótano del edificio, en el que se sitúa la sala seis, dedicada a la epigrafía, es decir, a las inscripciones romanas, de carácter muy diverso: piedras miliarias, lápidas conmemorativas, funerarias,…

   Como muestra de la importancia del olivar y el aceite de oliva en la sociedad de la época, sirva como ejemplo la inscripción “RESCRIPTVM SACRVM DE RE OLEARIA” que se expone en esta sala.

   La gélida mañana pronto se cambió por un cálido ambiente del interior del museo, ya que los participantes quedaron impresionados por el extraordinario legado histórico y la riqueza cultural y patrimonial de Cástulo. Todos quedaron satisfechos con la iniciativa cultural vivida, cumpliéndose el objetivo de la misma, que no era otro que ampliar el conocimiento sobre la vida y costumbre de nuestros ancestros, así como reforzar todo tipo de lazos entre quienes participaron de la actividad.

Texto y fotos: C.C.P.