A LA ESPERA DE “LOS CUIDADOS” DEL PRÓXIMO CURSO

17 7 4

Ha finalizado la primera fase del curso taller “Revolución de los cuidados”, que se ha impartido en la AAVV Arrayanes sur 520, organizado por la Asociación Socioeducativa y Cultural Poveda y por InteRed —organización no gubernamental para el desarrollo (ONGD), promovida por la Institución Teresiana—, y patrocinado por la Obra Social de la Fundación “la Caixa” y la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Como se ha expresado en anteriores ocasiones, el taller pretende “concienciar sobre la importancia de que seamos las personas, y no el dinero y el mercado, quienes estemos en el centro del sistema actual", por lo que, llegado a este final de la primera parte del curso-taller, se establece una dinámica donde de los asistentes pueden expresarse sobre el interés del mismo y las reflexiones que se suscitan acerca de la posible práctica y aplicación en la vida cotidiana.

17 7 4 3Las respuestas van encaminadas a que se están replanteando el reparto de responsabilidades en el ámbito del hogar de un modo más equitativo, que permita a cada miembro de la unidad familiar desarrollar tareas para las que tenga habilidades y colaborar activamente en las que no tenga la misma destreza, como proceso de aprendizaje. “De este modo todos tendremos tiempo para cuidarnos y poder cuidar a los demás”. Aunque están teniendo dificultades por parte de algún cónyuge con cierta mentalidad machista, también hay que tener paciencia y constancia para aceptar la falta de destreza para llevar a cabo algunas tareas a las que no se está habituado.

Se ve la necesidad de empezar este tipo de trabajo con los niños, haciéndoles comprender que no se trata de ayudar en el hogar, sino de repartir tareas y responsabilidades; de este modo, al multiplicarse el número de agentes activos en la unidad familiar, todos disponen de más tiempo libre.

17 7 4 2También es necesario buscar cooperación en nuestro círculo más cercano de comunidad, el barrio, el pueblo, la escuela, etc., si queremos transformar profundamente la sociedad. “No encontramos ético el abuso de los más desfavorecidos para beneficiar a los más poderosos. No debemos consumir ni favorecer a las empresas que pretenden ganar dinero a costa del abuso de sus trabajadores ni ante la falta de escrúpulos con el medioambiente”.  Todas nuestras acciones tienen implicaciones más allá de lo individual. Unidos es como tendremos fuerza, aunque, debido a lo individualista que es nuestra sociedad, sabemos que es difícil, pero hay que trabajar en nuestro ámbito de acción para ir cambiando las cosas en la medida de las posibilidades individuales y como colectivo.   

Finalmente un grupo de los asistentes afirma  que  “la fe mueve montañas” y que es ella la que puede hacernos fuertes ante la lucha. Como ejemplo: Jesús de Nazaret, que fue un hombre libre aunque eso resultara intolerable para los hombres de su tiempo. Todo debe de ir avanzando, por lo que hay que seguir y propiciar ámbitos de reflexión y participación que empujen a tomar nuevas posturas ante la vida.

Texto y fotos: C.C.P.