"LOS SENTIMIENTOS DE JESÚS"

17 3 17 3

17 3 17 2El camino de las sesiones del seminario de Cristología, avanza. El pasado viernes 17 de marzo D. Pedro Heredia, lamentando la ausencia de Pope Godoy, su compañero en estas charlas, continuó con su especial maestría y profundidad intentando descubrirnos la personalidad de Jesús.

En este día le tocó hablar de sus sentimientos, unos sentimientos que tenemos todos los humanos en mayor o menor medida, como el amor, la compasión, la alegría, la tristeza, la humillación, la traición y la soledad. Todo ello lo vivió y lo sintió Jesús, todo ello le hizo reaccionar como hombre con su personalidad, enseñándonos el camino de aceptarlo y convertirlo en bien para nuestra alma.

El amor que le caracterizó fue el absoluto por su Abba, Él sabe que su Padre le ama y le responde con el mismo amor. La confianza en la certeza de que este amor es mutuo y grande conforma el centro de su vida. Cuando se ama así, se ama a todos.  

17 3 17 1La compasión -nos recordaba el ponente- que significa “padecer con “, le hacía sentir el sufrimiento de los demás como algo propio. La compasión de Jesús no era pasajera ni inmovilista, siempre movía a la ayuda, que es lo que le da sentido.

La alegría y la tristeza también las vivió intensamente pero no se le libró de la humillación y la traición, que fue lo más duro que tuvo que soportar. Se sintió denigrado, burlado, vejado y herido en lo más profundo con el  puñal de la traición. Judas, Pedro… Todo fue muy duro para Jesús, que sin embargo con su mirada perdonó.

Por último la soledad, la soledad de Jesús. Jesús elegía la soledad para orar, para comunicarse con el Padre, para agradecer su amor, para prometerle el suyo. Una soledad elegida para cumplir el fin de su vida. Pero también siente la “otra soledad”. Cuando más necesitaba la compañía de los suyos, fue cuando más sintió la soledad.

Ser humano es ser frágil. Jesús también fue frágil, pero fue fiel a su Abba. Y esa fidelidad suturaba siempre el dolor de los sentimientos no apartándose de Él.

Texto y fotos: C.C.P.