LA LIBERTAD DE JESÚS

17 2 17 3

Llevados de la palabra dúctil y preparada de D. Pedro Heredia, se ha continuado con el Seminario de Cristología correspondiente a este mes de febrero que versaba sobre “Jesús, el hombre libre por excelencia”.

Frente a las definiciones vacuas de la palabra libertad, don Pedro pone la mirada en los principios, porque “toda libertad está basada en los principios”. Para Jesús esos principios absolutos e irrenunciables son dos: El ABBA, el Padre, y el ser humano. Estos dos principios configuran su libertad, su responsabilidad, su capacidad de hacer lo que quería el Padre y siempre hacia el ser humano por encima de todo. Se analizó la libertad de Jesús demostrada en los 4 aspectos de la vida: la sociedad, el dinero, los poderes públicos y los poderes religiosos.

En cuanto a su sociedad ya sabemos que su sitio estaba con el pueblo, con los desfavorecidos, enfermos, pobres y… las mujeres. Don Pedro hace mucho hincapié en la amistad de Jesús con las mujeres tan vilipendiadas en su época y cómo los Evangelios nos lo demuestran. 

17 2 17 1El dinero tampoco le impidió ser libre porque no se puede servir a dos señores y Él no estaba con la riqueza. Hoy en día podemos constatar que “el dinero le está ganando la batalla a Dios”, una frase dura que tanto impera  ahora, cuando el dinero ha roto toda moral. “Jesús condenó la riqueza que fabrica pobres” fue otro axioma impactante. Palabras muy fuertes de cómo es la situación actual.

Los poderes públicos se divinizan junto al dinero y Jesús fue libre ante ellos, no se rindió ni hizo caso al poder, antes bien le provocaba estando siempre junto a las gentes sencillas.

También actuó con plena libertad contra el poder religioso tan corrompido, anunciando sin miedo que el bien del hombre está por encima de toda ley y que tanto el templo como la religión eran “cuevas de ladrones”, de ahí su reacción contra los mercaderes en el templo.

Tras la reflexión sobre todos estos ejemplos de un Jesús libre al que debemos imitar, don Pedro recuerda las palabras de Labordeta en su canción: “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra  que ponga libertad”. Pero será dentro de nosotros mismos. 

Texto y fotos: CCP