Hacia la NAVIDAD 2016

16 12 5 0

Cada año la venida de Jesús en Navidad crea un ambiente más cálido, más compartido, más amoroso, más comprometido, más consciente de la puerta abierta al perdón que necesitamos. Esto es lo que ha sucedido el pasado domingo, día 18, en el Centro Poveda al celebrar la Oración y Eucaristía previas a la llegada de Nuestro Señor.

16 12 5 3En ese ambiente hermanado y protegido por la Esperanza y la Confianza se desarrolló el acto presidido por el sacerdote don Pedro Heredia que, como siempre, nos llevaba a las profundidades de nuestra fe. En la primera parte dedicada al perdón, nos sentimos perdonados en nuestras faltas compartidas y deseosas de la absolución de un Dios bueno y padre que como a la mujer próxima a ser lapidada, nos dice: “Yo tampoco te condeno. Vete y no peques más”.

16 12 5 2Pero la Palabra y el Evangelio, centrado en un José honesto, bueno, creyente y al mismo tiempo pasándolo mal por la situación de María nos mostró la misericordia de Dios que le entiende y le habla en un sueño reparador que provoca su valentía y su compromiso. Don Pedro nos mostró un José que, aún bastante poco visibilizado, fue más de lo que pudo aparentar. Esa es la grandeza de José, por el cual en Jesús se cumplió la profecía. Un José cuidador, discreto, obediente, confiado, amoroso que como todos los padres dejó su huella en Jesús y en María, una familia confiada y libre en la libertad de Dios. José es el santo del silencio, era un hombre justo que llevaba en sí todas las cualidades de la bondad.

16 12 5 1Después de unas ofrendas sinceras, terminamos con un cariño renovado por José y una esperanza en la llegada del Niño Dios que “inundará con su presencia salvadora nuestras vidas, nos sanará y nos pondrá en sus manos para que sintamos la calidez de ser parte de Él”.

La cena compartida por muchos asistentes, la convivencia en paz, la hermandad de la gran familia teresiana complementó esta presencia que “cambiará nuestros corazones para así transformar el mundo haciéndolo más justo, más libre y más fraterno”.

¡FELIZ NAVIDAD!

Texto y fotos: C.C.P.