En camino de esperanza

16 11 1 2

Preparar. Esperar. Vigilar. Recibir. Estar. Ser. Servir. Fecundar. Amar.

16 11 1 3Ha llegado el Adviento, el tiempo de preparación para la Navidad, para la venida de Jesús el Hijo del Hombre. Es un tiempo de espera vigilante; saboreando, desde la interiorización espiritual, lo que es la ilusión de que Alguien que llena nuestra vida y ejemplifica nuestras acciones venga a estar entre nosotros. Tiempo de oración y esperanza.

En el Centro Poveda, el pasado domingo 27 de Noviembre, justo cuando empieza el Adviento y el Año Litúrgico, se celebró una tarde de oración y una posterior Eucaristía oficiada por don Antonio Ugarte con la participación de muchos asistentes. En un ambiente recogido, de meditación y oración se fue profundizando en el significado de este tiempo.

En este tiempo María se hace presente de una forma especial, es la que ilumina nuestro camino y nos adentra en los misterios de Dios. Jesús está en sus entrañas desde que el Arcángel Gabriel la saludó y le anunció la Buena Nueva, “la Obra de Dios en nosotros, un regalo de Dios para nosotros, el Ser de Dios para nosotros. El Espíritu, el aliento de Dios que nos constituye, nos alienta y nos sostiene”.

Preparar el camino. Esperar con ilusión. Vigilar para vivir el momento. Recibir con ternura. Ser una parte de la hermandad que nos ha dado. Ayudar y transmitir nuestra alegría. Servir a todos y compartirlo en un abrazo de tolerancia y solidaridad. Buscar la fecundidad sirviendo de ayuda para todas las personas y sus necesidades, estar con ellas, preocuparse por ellas, procurar su bien, hacer del Amor lo único importante de nuestra vida. Vivir la fe en Él, profunda y confiada.

Con María para hacer posible un mundo nuevo. Por María hacia Jesús, Luz del Mundo. Al lado de María, compartiendo su mirada, renovando el amor y la gratitud junto a Ella.

Así nos adentramos en este tiempo de esperanza. Feliz Adviento.