DERECHOS FAMILIARES - DERECHOS SOCIALES

15 12 1 1

15 12 1 3El pasado viernes, 11 de Diciembre, se continuó con el ciclo de conferencias, incluidas dentro de las Décimas Jornadas por los Derechos Humanos organizadas por el Centro Cultural Poveda, la HOAC y el Comité Óscar Romero.

En esta tercera jornada se desarrolló la ponencia "Derechos familiares de la personas y Derechos sociales de las familias", el encargado de ella fue D. José Ignacio Fernández, profesor de griego y perteneciente a la Hoac.

El Sr. Fernández confirmó la idea de que la familia tiene sus derechos individuales y sociales, es bueno recordarlo puesto que en esta etapa pasa por una crisis cultural profunda, según proclama el Papa Francisco. Para  analizar esta situación reflexionó sobre varios documentos. En La Carta Europea para las Familias, se pone de manifiesto la precariedad en el trabajo, con una organización del mismo que dificulta la relación y atenciones familiares, dirigiéndonos a un pensamiento dominante “individualista y consumista”. En los diez puntos que recogen “Los Derechos Familiares de las Personas” y los seis de “Los Derechos sociales de las Familias” se hizo hincapié en la desigualdad, injusta, entre los trabajadores y las trabajadoras, que impone el modelo económico y social en el que estamos inmersos, donde lo que prima es la rentabilidad y descarga de todo el peso del cuidado familiar en las mujeres, lo que se manifiesta en una clara precariedad laboral de las trabajadoras. 

15 12 1 2También el reparto del tiempo para vivir en familia no está casi considerado en los tiempos actuales. Fue gratificante recordar las palabras del Papa Francisco tanto en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, el primer documento oficial de su pontificado, pensamiento muy renovador e interesante, como a su catequesis sobre el trabajo y la familia a la cual pertenecen estas reflexiones tan preclaras:

La familia atraviesa una crisis cultural profunda. El individualismo posmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que desnaturaliza los vínculos familiares. La fragilidad de estos vínculos se vuelve especialmente grave porque se trata de la célula básica de la sociedad, el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros y donde los padres transmiten la fe a sus hijos…"

Al final el ponente lanza la siguiente cita que invita a la reflexión: “Cuando los pobres sufren los profetas son una necesidad. Todos tenemos la responsabilidad de ser profetas y luchar para que esos derechos sean efectivos”.

Con esta sensación, reforzada por un animado coloquio, se cerró esta interesante y fundamental reflexión para todos también con palabras del Papa Francisco: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”.