Una reliquia de S. Pedro Poveda quedará ya junto a su Patrona.

2807 5 0Desde la apertura del paréntesis en aquel 28 de Julio de 1936 en el que fue asesinado un hombre bueno, hasta este 28 de Julio de 2015, se va caminando hacia los 80 años en los que su sangre ha ido empapando la tierra del alma de las gentes por las que murió.

2807 5 1Ese hombre bueno, sacerdote de Cristo, nacido en Linares, curtido en la evangelización en las cuevas de Guadix y en la oración cerca de la Santina, engendró una idea hecha de humanismo y cultura, de educación y entrega comprometida seglar, que se materializó en la fundación de la Institución Teresiana, sobre la que su sangre quedó para perpetuarla.

Ese hombre bueno, sacerdote de Jesucristo, fue Pedro Poveda, hoy San Pedro Poveda, sal y luz para todos los que comparten y siguen haciendo realidad su sueño.  Hay que esforzarse mucho para reconocer la alevosía con la que fue asesinado, el paso del tiempo nos ha permitido entender que no sirve de nada matar al mensajero, que su obra era una Obra de Dios y que la fe en Él es cierta, no es vacilante, sino firme e inquebrantable.

Todo esto se ha cumplido cuando este día 28 de Julio ha sido de júbilo y con la asistencia de mucha gente para vivir en Linares la entronización de una de sus reliquias en el Santuario Virgen de Linarejos, lugar en el que quedará parte de él, ya junto a nuestra patrona a la que tan unido permaneció y donde queda ya para siempre. Esta reliquia será ya la huella de su existencia real, el ejemplo continuo de Dios mismo, la fuerza para quienes lo siguen y un orgullo para todos los linarenses.

2807 5 22807 5 32807 5 42807 5 5                 La Eucaristía, solemne, estuvo presidida por el Obispo de la Diócesis de Jaén Don Ramón del Hoyo y organizada por la Cofradía de la Virgen de Linarejos y la Institución Teresiana, cuya postuladora general Doña Encarnación González hizo entrega de la reliquia que ya quedará instalada en el camarín de la Virgen. Los cantos de religiosidad profunda estuvieron interpretados por la Coral Virgen de Linarejos.

Para la humildad de quien esto escribe fue de destacar el ambiente de alegría y  variedad de todos los asistentes, prueba fehaciente de que la obra de San Pedro Poveda quería llegar y ha llegado a todos, que todos cabemos para compartir el camino en la misma fe, hacia la permanencia de los valores humanos y cristianos, hacia la hermandad proyectada para  los demás.

Felicito a la Institución Teresiana por seguir soñando la misma idea de su fundador: San Pedro Poveda. Agradezco su entrega y su fidelidad. No por casualidad, es nuestro santo de Linares.  

 Texto: Mercedes Rueda

Fotos: Pedro López